Investigación del Escolar Antioqueño permitirá detectar científicamente los talentos deportivos del Departamento

Investigación del Escolar Antioqueño permitirá detectar científicamente los talentos deportivos del Departamento. Ya son 4 años de un trabajo altamente riguroso entre Indeportes Antioquia y la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. El objetivo es tener una herramienta científica que permita identificar los niños más sobresalientes para el deporte y poder detectar algunas condiciones de salud para mejorarlas. Foto. 5.689 niños fueron evaluados en un lapso de 2 años. (Foto archivo).

Muy cercano está el momento en que, desde Indeportes Antioquia, de la mano con los 125 municipios del Departamento, se puedan detectar, de manera temprana, los talentos deportivos que podrían ingresar a la lista de figuras que lleven a Antioquia a consolidar sus procesos del alto rendimiento, gracias a los resultados y estándares que arroje la Investigación del Escolar Antioqueño, la cual está próxima a entrar en su segunda fase, luego de las evaluaciones que se realizaron, en un período de 2 años, entre 2018 y 2019, a 5.689 niños entre los 6 y los 14 años en 34 municipios, incluyendo los 10 que integran la subregión del Valle de Aburrá.

En la primera fase, se recolectaron las muestras, se hicieron los test (pruebas) y las mediciones en tres aspectos fundamentales: uno de ellos son las características antropométricas, es decir las que se relacionan con la composición corporal. En ese sentido, se determina cuanta masa muscular tiene el individuo, cuanta masa magra o grase existe en su organismo, se mide cómo está el peso con relación a la talla. El segundo ítem medido o evaluado fue el psicosocial, referido a con quién vive el niño, su grado de escolaridad y hábitos de higiene corporal. El tercero es la condición física: “La condición física está ligada a cómo va a ser de saludable ese ser humano en la edad adulta. De ahí parte la importancia de una buena condición física. Por eso, es uno de los aspectos clave y uno de los objetivos de esta investigación”, dice el médico Mario Andrés Quintero Velásquez, quien lidera esa exploración científica, al lado de varios profesionales del Área de Medicina Deportiva de Indeportes Antioquia.

Con respecto a este último ítem, el galeno de Indeportes Antioquia añade: “La condición física es la suma de características como fuerza, flexibilidad, capacidad aeróbica y la potencia o capacidad de tener fuerza rápida. En nuestra investigación, las evaluamos todas. La fuerza, a través de un test de dinamometría manual, usado ampliamente en investigación en el mundo, para determinar con exactitud la fuerza que puede movilizar un niño, expresada esa fuerza en kilogramos. La potencia se calculó con base en dos aspectos: primero, el tiempo de reacción, con un test que mide cuando se demora un niño en ir de un lado a otro, en una distancia de 20 metros; y, segundo, el salto horizontal, que determina cuánto salta una persona horizontalmente sin coger impulso. Por último, se midió la capacidad aeróbica, mediante el test de Luc Leger, consistente en que el niño se desplaza de un punto a otro, situado a 20 metros de distancia, realizando cambios de sentido, cuando recibe una señal sonora que va acelerando progresivamente”.

Luego de tomar esos datos y de consignarlos en formatos diseñados especialmente para este trabajo, el grupo investigador está adelantando otra parte del proceso. “En los últimos meses hemos estado trabajando en los análisis, que se dividen en simples y complejos. Los análisis simples ya los estamos terminando, siempre acompañados por nuestros socios estratégicos en la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, específicamente con el Departamento de Epidemiología, grupo de investigación 1A, ante Colciencias, pertenecientes al grupo de enfermedades crónicas y enfermedades cardiovasculares, a cargo del profesor Juan Fernando Saldarriaga. Con ellos vamos a hacer los análisis complejos que nos arrojarán los percentiles que van a definir cómo clasificaremos a los niños, según cada una de las categorías. (Buena, regular o mala). Creemos que esa segunda fase se concluirá a finales de este año”, dice el médico Quintero Velásquez.

Esos datos darán el percentil, que es una medida estadística para comparar datos. En este caso se cotejan los datos contemplados en la Investigación del Escolar Antioqueño. Ilustremos este tema con un ejemplo: obtener los percentiles sirve para calificar el estado de un individuo con respecto a sus similares de sexo y edad. Si un chico de 7 años salta horizontalmente 1.80 metros y queda evaluado en el percentil 95. Esto quiere decir que, para su edad solo el 5% de los individuos están por encima de él o son mejores que él. Estos percentiles permiten caracterizar a los mejores de una población, comparándolos con la misma población.

Claro que la investigación de Indeportes Antioquia mide diversos aspectos que, al amalgamarse, darán datos más científicos y precisos, estructurados en pasos y protocolos estandarizados. Luego de la fase actual, se creará un software para que los municipios puedan montar allí sus estadísticas, sumarlas a los datos que ya se tienen y empezar a determinar qué niños son talento para alguna disciplina deportiva, según sus características. Allí empezaría un proceso de acompañamiento al deportista para mejorar sus valencias físicas y llevarlo paso a paso hasta el alto rendimiento deportivo.