Logo Gobierno de Colombia

Donde la determinación conquista alturas: el amor de Brayan Daniel Angulo por el voleibol

Brayan Daniel Angulo

Brayan Daniel Angulo

En la foto, en cada gota de sudor reposa la victoria, Brayan Daniel Angulo Parra sostiene el balón tras un partido intenso, donde la pasión y la determinación dan frutos. Una sonrisa que refleja el esfuerzo, la satisfacción y el triunfo logrado.

Por Andrés Esteban Marín-Marín

En un coliseo cargado de buenas vibraciones, Brayan Daniel Angulo Parra, el imponente capitán del seleccionado de Carepa de voleibol, se eleva como un líder indiscutible en la cancha. Con sus 19 años de edad y una estatura de 1.93 metros, lleva con orgullo el número uno en su camiseta, como símbolo de su dedicación y amor por el deporte.

Desde sus primeros pasos en el voleibol, a la edad de ocho años, Brayan encontró una pasión que lo envolvió por completo. Por la influencia de algunos familiares que lo practicaban, le despertó interés y esto, sin duda, marcó el inicio de una conexión especial. Esta tradición impregnada de magia se ha convertido en un ritual que lo llena de satisfacción, un distintivo arraigado en sus raíces deportivas.

En el fervor de la competencia, la voz de Brayan resuena con compromiso y determinación, la cual revela a un deportista que percibe el juego de manera diferente con cada acción y que lleva su expresividad al límite. Su destreza en el bloqueo, la organización y los rescates demuestran sus habilidades, lo que marca cada movimiento con firmeza y gracia.

(Audio) Palabras Brayan Daniel Angulo Parra.

En las gradas, la presencia apasionada de la barra de Carepa se convierte en un respaldo indescriptible, un eco vibrante que nutre su motivación.

Al explorar sus sueños, Brayan comparte con esperanza su anhelo de representar a Antioquia en los próximos Juegos Deportivos Nacionales, los del 2027, así como vestir los colores de la selección Colombia y alcanzar las alturas del profesionalismo.

Las gotas de sudor que deja impregnadas en su uniforme trascienden el mero esfuerzo físico, son el resultado de la satisfacción, la alegría y la constancia que florecen como frutos del arduo trabajo y la preparación minuciosa. Cada juego, para él, se convierte en un encantamiento, una manifestación palpable de la magia que emana del esfuerzo.

Con un mensaje alentador, el capitán de Carepa extiende su mano a aquellos que enfrentan momentos difíciles, instándolos a no abandonar el deporte y encontrar una motivación para seguir adelante.

Ir al contenido