Por Andrés Esteban Marín Marín – Indeportes Antioquia.

En la imagen, Matías González González, en compañía de su mamá Marleny González Taborda, mientras esperaba el llamado de los jueces para competir en el Gran Campeonato Nacional de Esgrima de Medellín. Foto: Andrés Esteban Marín Marín – Indeportes Antioquia.

Matías González González tiene 12 años y es un apasionado por el sable, modalidad de la esgrima que empezó a practicar durante la pandemia generada por el Covid-19. Disciplina que heredó de su familia: su mamá, tíos y primos han representado al país en certámenes internacionales.

“Toma el sable y empieza a mirarse en el espejo. Todo el tiempo lo tiene en la mano”, expresó Marleny González Taborda, madre de Matías, quien siempre lo acompaña a las competencias y se emociona al verlo en las pistas.

Previo a su participación en el Gran Campeonato Nacional de Esgrima, el cual se disputó en el coliseo de combate Guillermo Gaviria Correa de Medellín, Matías ingresó al escenario deportivo arrastrando una maleta gris, donde carga su sable e indumentaria. Su rostro era tranquilo, pero reflejaba un poco de ansiedad, mientras que su mamá lo aconsejaba.

Artículo relacionado: Sofía Zuluaga Zuluaga, la antioqueña que se apasionó por la esgrima al ver una serie de televisión

Sus inicios en este deporte fueron con la espada, pero con los días se decidió por el sable porque le permitía mayor rapidez en la toma de decisiones. “Siento tensión, pero cuando piso la pista eso se me pasa”, reconoció Matías en pocas palabras, quien estudia en la institución educativa Rosalía Suárez de Medellín, y agregó que en el colegio lo felicitan por sus logros.

De igual manera su familia lo alienta para que continúe entrenando y para que compita con responsabilidad y valores. “Me siento una mamá privilegiada y la más feliz del mundo. Me encanta cuando se encuentra con sus amigos en competencia. Aunque me emociona verlo ganar, también soy consiente de los aprendizajes que generan las derrotas”, resaltó Marleny.

Matías tiene referentes que le ayudan a crecer. Su hermana Manuela Cardona González y su prima Isabella González Rodríguez también son esgrimistas que se visten con los colores de Antioquia y Colombia. Igualmente, su mamá y sus tíos lo practicaron, entre ellos William González, quien por más de 30 años representó a Colombia en las pistas internacionales. Se destaca su participación en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, donde integró el equipo nacional de Espada que logró ubicarse en la meritoria novena casilla.

Aunque lleva poco practicándolo, ha obtenido triunfos en certámenes intercolegiados y en departamentales. Asimismo, su tercer lugar en un chequeo nacional. “Me gusta ver las competencias de otros países y aprender, sigo la esgrima en cada momento y sueño con llegar a un mundial y a uno Juegos Olímpicos”, especificó Matías.